La COVID-19 ha sumido a las organizaciones en un escenario móvil e inestable donde la clave del branding interno es una comunicación interna que fomente el bienestar y la felicidad de las plantillas.

El branding interno o employer branding es una estrategia de marca encaminada a alcanzar objetivos aspiracionales en el segmento del público objetivo formado por los profesionales talentosos de un sector concreto, de forma que estos se interesen por una organización y quieran trabajar para ella. 

Surgió a finales de la década de los 80 en Estados Unidos, pero no fue hasta principios del siglo XXI cuando comenzó a practicarse en España (Jiménez y de PeopleMatters, 2015). En la actualidad es un campo en expansión ya que el mercado se ha vuelto altamente competitivo y los empleados constituyen una fuente de innovación para las entidades (Linke y Zerfass, 2011). 

La marca empleador está formada por las características que convierten en atractivas a las organizaciones de cara a los procesos de selección, de forma que partan de una posición favorable frente a sus competidoras, y a sus empleados, a los que debe fidelizar a través de técnicas de marketing interno (Raj, 2020).

Autora: Andrea Castro-Martínez, Universidad de Málaga, andreacastro@uma.es

Leé el artículo completo en Revista DIRCOM N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *