Carlos Montecé

Las situaciones posconflicto son un área de la responsabilidad social empresarial que  debe desarrollarse en el Ecuador. El presente estudio tiene como objetivo principal analizar de los principios teóricos del RSE en escenarios posconflicto y su colación directa con las  acciones realizadas por el sector privado en la Minga por Quito 2019, para obtener una visión  crítica y objetiva de su desempeño. Se realizó una investigación documental bibliográfica y  se empleó el método analítico – sintético el cual permitió distinguir y enlazar conceptos teóricos con hechos reales.

La metodología empleada proporcionó varios datos de interés social y llegar a la conclusión que el segmento empresarial industrial de pinturas fue el  protagonista en las acciones solidarias a nivel de infraestructura y limpieza. Sin embargo, las  acciones sociales, integradoras, de reactivación económica, y dialogo son aristas del RSE  posconflicto que se debe fomentar y visibilizar. 

La crisis económica que aqueja al Ecuador desde hace varios años, motivó al gobierno  nacional a crear un plan económico, el cual tenía como fin disminuir el gasto público. Empero,  desencadenó una serie de eventos violentos a nivel nacional. La ciudad de Quito en octubre  2019, fue el escenario principal de las protestas por parte de varios gremios sociales,  trabajadores y étnicos del país, tornando la situación en un conflicto de carácter político 

económico. Cuando las protestas terminaron, se originó el momento preciso para el desarrollo y ejecución de actividades solidarias, donaciones, reconstrucciones, capacitaciones y ayuda  en general por parte del sector privado empresarial. Estas actividades, por lo general, están contempladas dentro de la responsabilidad social empresarial, bajo el contexto posconflicto.  

La responsabilidad social empresarial en Ecuador es un tema que se ha desarrollado  de manera positiva en la última década, debido a la conciencia estatal y social de que las  empresas tienen un rol decisivo en el bienestar de la comunidad que las rodea geográfica y humanamente. Son muchas las empresas que tienen planes de RSE y además poseen  alianzas con instituciones públicas y privadas, organizaciones sin fines de lucro, fundaciones  gubernamentales y no gubernamentales, las cuales se ven reflejadas en las memorias  anuales de las principales marcas de varios sectores productivos del país. Sin embargo, existen muchas áreas de acción del RSE que necesitan mayor atención y participación. 

Autor: Carlos Montece.

Leé el artículo completo en Revista DIRCOM N

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *