Martes 25 de Julio 2017

Basándose en un trabajo de la Defensoría del Pueblo Nacional pedirán que el Coirco pueda sancionar a empresas que contaminan

Una vez más, el trabajo de la Defensoría del Pueblo de la Nación sirve de precedente para que legisladores y autoridades provinciales puedan revisar o poner en marcha políticas que tiendan al bien de toda la ciudadanía.

compartir: | | |

En este caso, hay que destacar que, basándose en una resolución del Defensor del Pueblo, el diputado provincial pampeano Luis Solana pedirá al gobierno de La Pampa que el Coirco (Comité Interjuridisccional del Río Colorado) pueda sancionar a las empresas que contaminan el medio ambiente.

Solana ingresará la resolución a la Legislatura para que tomen conocimiento el resto de los diputados y para que el Poder Ejecutivo pueda impulsarla en la próxima reunión del Comité.

Recordemos que el trabajo de la Defensoría había detectado que durante un año hubo al menos 1.612 derrames hidrocarburíferos en esa cuenca, causando fuertes impactos ambientales y vulneraciones a los derechos de los habitantes de dicha cuenca.

El agua del río Colorado es fuente para el abastecimiento de agua potable de todas las poblaciones ribereñas y de otras que se encuentran fuera de la cuenca pero que reciben el agua a través de extensos acueductos, como es el caso de la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa y se utiliza para regar alrededor de 158.161 hectáreas destinadas a la producción de una variedad de cultivos.

Las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Neuquén y Río Negro acordaron reglar el uso del agua del mencionado río mediante un conjunto de acuerdos interjurisdiccionales, que dieron lugar a la creación del COIRCO.

La cuenca alta del río Colorado es un área de explotación petrolera, en la cual operan 70 yacimientos en los que se localizan aproximadamente 13.000 instalaciones, las que han causado, en reiteradas oportunidades, incidentes vinculados con derrames de hidrocarburos. Esos incidentes deterioran el recurso hídrico, afectando las actividades económicas que dependen del mismo, y la salud de las poblaciones aledañas.

Por ello, en el 2014, la Defensoría del Pueblo de la Nación había exhortado a la Subsecretaría de Minería e Hidrocarburos y a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Neuquén a adoptar las siguientes medidas:

1.- La concreción de un seguimiento detallado de todas aquellas instrucciones impartidas por la Comisión Técnica Fiscalizadora (CTF), a fin de hacerlas efectivas. Recordemos que la CTF fue creada a fin de proteger los intereses de todas las provincias ribereñas en el uso del agua del río Colorado y cuenta con facultades para impartir instrucciones a las empresas que operan en la cuenca del río Colorado, a fin de evitar incidentes que puedan deteriorar el recurso hídrico.

2.– La aplicación de sanciones concretas toda vez que resulte justificable, más allá de las remediaciones técnicas correspondientes.

Asimismo se exhortó a los gobernadores de Mendoza, Neuquén, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires, al Ministro del Interior y Transporte de la Nación y a los miembros del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO), a que adopten las medidas que sean pertinentes para dotar a la Comité de las facultades reglamentarias y sancionatorias necesarias a fin de asegurar la protección del ambiente en el ámbito interjurisdiccional de la cuenca.

Todo ello con el fin de garantizar la protección de los recursos interjurisdiccionales, de modo que la autoridad interjurisdiccional cuente con las facultades suficientes para la prevención, investigación y sanción de aquellos daños ambientales que traspasan las fronteras provinciales.

Recordemos que el río Colorado nace en Los Andes y desemboca en el Océano Atlántico luego de recorrer más de 1.000 kilómetros, atravesando las provincias de Mendoza, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires. A lo largo de su recorrido, atraviesa de oeste a este, las ecorregiones de los Altos Andes, el Monte de Llanuras y Mesetas, la Estepa Patagónica y el extremo sur del Espinal, todas ellas de extrema aridez. En estos ambientes semi-desérticos, los cursos de agua dulce juegan un papel especialmente relevante ya que constituyen puntos de alta productividad biológica, de gran importancia en el mantenimiento de las redes tróficas en entornos áridos; funcionan como corredores ecológicos conectando distintos entornos naturales; generan un elevado contraste paisajístico que es especialmente valioso en zonas áridas; y contribuyen a la autodepuración natural de las aguas.

La baja disponibilidad de agua, los fuertes vientos y las temperaturas extremas producen que tanto la vegetación como los suelos patagónicos sean de alta fragilidad y presenten una baja capacidad de recuperación ante derrames de petróleo; por lo que este curso de agua es clave para quienes viven en las mencionadas provincias y cumple un rol vital en la economía regional.

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Developed in conjunction with Ext-Joom.com

Developed in conjunction with Ext-Joom.com